El discurso directo: la importancia de llegar a tus trabajadores

El discurso directo: la importancia de llegar a tus trabajadores

¿Quieres que tus ideas lleguen a todos tus trabajadores? Aprende la importancia del discurso directo y cómo implementarlo en tu empresa.

Cómo se forma el consejo directivo de una empresa
Qué tipos de subvenciones para jóvenes emprendedores existen
Ranking MBA: los mejores másters para ejecutivos

El discurso directo dentro de una empresa es la mejor forma de tener certeza que las intenciones, objetivos e ideas dadas son traducidos en acciones que realmente se necesitan.

La comunicación humana es un proceso complejo que se presenta de manera continua, en el área empresarial tiene especial atención y sus propias características, conoce cuál es la forma correcta de dirigirte a tus trabajadores positivamente.

El discurso directo básicamente se refiere a la reproducción real, a través de palabras y expresiones, la sucesión de pensamientos y de ideas de los interlocutores. Es decir, el discurso directo es la comunicación de manera directa entre dos o más personas que se encuentran en el mismo lugar y tiempo.

Por una parte, como líder debes tener un discurso directo con las personas que trabajan en su misma área o empresa, y que están a su cargo va a permitir que tengan mayor confianza en la institución.

Por otra parte, en el análisis del discurso entre el empleador y empleados se debe considerar los conceptos claves de la comunicación humana, pero es importante considerar los límites, condiciones y categorías dentro de la organización.

Cuando las personas se sienten importantes permanecen más abiertas, por eso es imperioso que los jefes trabajen para que los empleados se sientan valorados; ya que este sentimiento mejora no solo la comunicación entre las dos partes, también favorece el trato de los empleados con los clientes y en definitiva a la empresa.

 

El discurso directo: cómo llegar a tus trabajadores

Un jefe capaz es aquel de comunicar de forma directa si el empleado no está cumpliendo con lo esperado. En principio se debe dejar claro qué se espera de la persona, programa, horario, objetivos, metas y tareas.

En las empresas, la productividad es esencial. Si un empleado tiene un bajo rendimiento, no consigue cumplir con un objetivo, no realiza su trabajo correctamente o simplemente no es suficiente su habilidad, el jefe debe abordar la situación de manera directa.

Si deseas que esta condición cambie evita hacer comentarios, llama a reunión al empleado involucrado y explica la situación específica, aclara el caso. Aunque es muy frecuente que se corrijan errores de forma general, y no individualizados esto lo que hace es despertar rumores, críticas y provocar pena en los empleados implicados.

A su vez, como empresario, en el momento que un empleado comienza a prestar servicio, procura dejar claras las normas dentro de la empresa. Señala desde los más pequeños detalles como el uso del teléfono hasta los más importantes, las tareas que debe cumplir. En general, se suele dejar temas al aire, suposiciones o confiar en el sentido común, que en particular, da pie a que se crean opiniones diversas o subjetivas de los mismos empleados, recuerda que ellos conversan entre ellos. Valora también si quieres que en tu empresa haya trabajo por objetivos o no. Los resultados dependerán de ello en su mayoría.

 

¿Qué estrategia has de seguir para llegar a tus trabajadores?

Es importante involucrar a los trabajadores en las decisiones de la empresa, pues ellos pueden contribuir con el planteamiento de proyectos de mejora de ésta. También en los sistemas de autoevaluación y otras acciones pertinentes.

En caso que la empresa esté viviendo cambios, entonces plantea el problema a los empleados y creen en conjunto un rediseño de proyecto. Se puede trabajar por individual y después discutir las sugerencias en grupo.

Por otro lado, que los empleados se sientan gratificados por sus ideas, motiva al deseo de participar siempre. No solo agradece la colaboración con bonos, también puedes hacerlo con un reconocimiento frente al resto de sus compañeros.

Es normal que las empresas esperen que los empleados proporcionen un excelente servicio para tener lealtad de los clientes, sin plantearse que a través de la fidelizaciones de los empleados se mejoran los resultados de la empresa.

En general, hay ciertas recomendaciones para el comportamiento de los jefes. Se aconseja nunca ignorar el problema. Jamás un jefe puede esperar que el problema desaparezca solo, esta la peor alternativa porque puede convertirse en un inconveniente progresivo.

Asimismo, el director o jefe debe actuar lo más pronto e intervenir para evitar futuras consecuencias, en muchos por no decir en la mayoría de los casos, los empleados desconocen la situación.

Después, la investigación del caso va a permitir conocer la opinión de los propios trabajadores, además de orientar la conducta o comportamiento de los empleados. La idea es ofrecer una retroalimentación específica al trabajador sobre el éxito o fracaso de su desempeño.

 

¿Para qué un discurso directo?

Hablar de tú a tú con los empleados es esencial, pero hay más ventajas de las conversaciones personales. La mayoría de los trabajadores reprueban estar retenidos en reuniones y escuchar conversaciones continuamente en las que no están implicados, mientras pueden hacer algo productivo. Una vez más no necesitas obligar que todos estén afectados por un caso particular.

A su vez, el personal  adora el feedback. Los buenos trabajadores quieren conocer de parte de sus jefes realmente, cuáles cosas están haciendo bien, qué deben mejorar y qué cosas están haciendo mal.

También, los trabajadores quieren un discurso directo, sin rodeos. Algunos jefes, a la hora de conversar con sus empleados, hablan de manera forzada y dan vueltas para trasferir el mensaje lo que termina entorpeciendo la comunicación. Los empleados prefieren que cuando se les deba decir algo, sean directos con el mensaje. Para llegar a los trabajadores, los jefes deben consultar cómo van las cosas, y preguntárselo a quienes tienen a su cargo para así estar siempre más adelante de las situaciones.

Las mejores empresas en innovación, gestión del cambio, trabajo en equipo, o cualquier otro sector que exija una interacción humana, son las mejores cuando se trata de sostener un discurso directo con sus trabajadores.

10 MBA que aseguran el éxito empresarial

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0